top of page

Sustentabilidad, vinos veganos y rescate de cepas: el constante trabajo de la viña Montgras

Las viñas de todo el país ya se están preparando para la fiesta nacional del vino que se celebra a principios del mes de septiembre. MontGras no será la excepción y, además de descorchar sus mejores botellas, festejará los exitosos cambios que ha venido ejerciendo durante el último tiempo.



Este 04 de septiembre celebramos en Chile un nuevo Día Nacional del Vino, fecha que nos remonta al año 1545 cuando Pedro de Valdivia le escribió una carta al rey Carlos V de España para pedirle “vides y vino” para evangelizar nuestro territorio. Este 2023 ya serán ocho años desde que se instauró por primera vez esta fecha que reconoce las bondades de los valles y las uvas nacionales, además del trabajo de miles de personas en torno a nuestro brebaje emblema.


En este contexto de festejo nacional llega la viña MontGras, quien representa hoy en día una de las viñas familiares más prominentes en Chile a través de sus dos unidades de negocio, que la ha llevado a establecer su presencia como un actor influyente en el panorama vitivinícola chileno. La primera unidad, MontGras, se enfoca en la creación y venta de vinos Premium. En paralelo, la unidad Maola, se dedica a la distribución de marcas exclusivas a clientes. Este trabajo sitúa a MontGras entre los 10 grupos vitivinícolas más destacados del país, especialmente en lo que concierne a la exportación de vino embotellado.


Otro de los valores agregados que entrega la viña es su diversidad de terroirs, de norte a sur y de cordillera a mar. Así, podemos encontrar vinos de los valles de Leyda, Alto Maipo y Colchagua. Adolfo Hurtado, CEO y enólogo de la viña, comenta: “el valor de una compañía vitivinícola no está marcado por su presencia en un valle específico, sino por el contrario, en poder contar con la mayor diversidad de suelos, climas y condiciones en donde cada una de las distintas cepas que componen su portfolio encuentre las condiciones ideales para poder expresar su máximo potencial de calidad”.


En el Valle de Colchagua MontGras tiene su Casa Matriz, donde posee tres distintos fundos, todos muy distintos entre sí. Pumanque, más cercano a la costa, en donde variedades que se adaptan a climas fríos encuentran mejores condiciones para su calidad; San José de Palmilla, en donde se encuentra ubicada la bodega principal y un tercer fundo: Cerro Ninquén, de donde, debido a sus plantaciones en pendientes de suelos de bajo vigor y a la selección genética del material plantado, se obtienen, entre otras, las uvas que dan origen a su vino ícono Ninquén.


En la actualidad, la viña está muy enfocada en su proceso de renovación constante, como lo ha venido haciendo desde hace bastante tiempo, en la sustentabilidad de su trabajo, que involucra el uso de energías renovables, agricultura orgánica, vinos 100% veganos y certificaciones de procesos (pronto serán Empresa B), además de rescatar cepas emblemáticas que hasta hace poco estaban olvidadas en el país. En este último caso, quieren trabajar con los mejores orígenes para la tradicional cepa Cabernet Sauvignon, produciendo esta variedad desde viñedos de más de 85 años ubicados en el Alto Maipo e incorporar vinos orgánicos, entre varias otras novedades.


Celebra el Día Nacional del Vino con una actitud Boldly Attractive


La viña celebrará este próximo 04 de septiembre con variadas y muy buenas actividades en Colchagua, además de participar de la feria que organizará Wines of Chile en representación de la industria nacional del vino.


Para su enólogo & CEO, dentro de cada botella de MontGras hay un trabajo serio y dedicado de precisión agrícola y pasión enológica, ya que ven al producto como el núcleo central de su operación lo que, sumado al alto nivel de creatividad artística y conceptual de cada etiqueta, hacen de los vinos MontGras unos de los mejores de Chile y el mundo.


Dentro de las tendencias para la temporada 2023/2024, desde la viña aseguran que en el área de producción será la agricultura limpia y de zonas frías; en la enología, vinos de menor graduación alcohólica, mayor fineza y elegancia; en los envases, materiales de menor huella de carbono y reciclables y en la comunicación, materias medioambientales y responsabilidad social empresarial, que no solo deberá ser un discurso, sino que deberá estar demostrada, además de potenciar el enoturismo y el manejo de comunidades.


¿Qué le falta a Chile para ser aún más un referente mundial con sus vinos?

“Que no le falta; calidad. Que le falta; carácter. Que necesita; evangelizar y comunicar.”, finaliza Hurtado.

Más información en www.montgras.cl

bottom of page