• Alejandra Manterola

Oficios tradicionales y productos patrimoniales de O`Higgins puestos en valor a través de infografía

“Se puede visualizar el producto, el origen y el proceso de elaboración, mucho más directo mediante imágenes que explican todo con un texto”, señala Natalia Toledano, profesional experta en turismo del proyecto.



Un abanico de pequeñas escenas que describen el paisaje y los oficios detrás de la artesanía y la gastronomía patrimonial de la Región de O`Higgins es la colección de infografías que recientemente publicó en redes sociales el Instituto del Patrimonio Turístico de la Universidad Central.


Se trata de 30 ilustraciones a mano alzada, acompañadas de relatos, que cuentan a simple vista la historia de un producto patrimonial de la región, las costumbres y tradiciones que lo originan. Así, por ejemplo, una de las infografías retrata el antiguo oficio de los algueros de Bucalemu; cuenta que es una labor heredada de los primeros habitantes de las costas de Perú y Chile, que las recogían para alimentarse. Explica que en la actualidad son recolectadas al alba, entre diciembre y abril, para luego dejarlas secar al sol.


Como remate de esa pequeña historia visual de tres capítulos, la lámina muestra el resultado de un trabajo innovador, un producto que da valor a la tradición y que en el caso de las algas corresponde a los snacks, mermeladas y pestos que se hacen con ellas. Así, la historia va acompañada de cinco ilustraciones que muestran momentos y personajes relacionados con el relato: una alguera caminando sobre unas rocas, un atado de cochayuyos, dos hombres recogiéndolos y, finalmente, el producto, su envase y la presentación en snacks.


Como ésta, hay otras 29 historias visuales, de productos como la alfarería y talabartería de Marchigüe ; la carne de jabalí y la artesanía en arcilla de Pañul; la artesanía y orfebrería de cobre de Coya; el condimento de piure de Pichilemu; el tomate rosado de Peumo; el maní y los tejidos de lana de Corcolén; el aceite de oliva y el vino orgánico de Lolol; los ahumados de Palmilla; la artesanía en fieltro de Millahue; los cuchillos parroninos de Peralillo; el mimbre y el charqui de Chimbarongo; la artesanía en piedra de cantera de Pelequén; la textilería de chamantos y el chacolí de Doñihue; la cestería en teatina de La Lajuela; la quínoa de Paredones; el cordero del secano de Pumanque; la chicha de La Estrella; la miel de grama de palma de Las Cabras; la sal de mar de Cáhuil, La villa, Barrancas y Lo Valdivia; la artesanía en lana de Puente Negro; la artesanía en madera de San Fernando y el espumante de naranja de Guacarhue.


Natalia Toledano, profesional del Instituto del Patrimonio Turístico de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad Central, explica que escogieron el recurso infografía por un asunto de accesibilidad. “Vimos que al ser visual era mucho más fácil de entender. Se puede visualizar el producto, el origen y el proceso de elaboración, lo que lo hace mucho más directo que explicar todo con un texto. Ello pensando en el objetivo de difusión que tiene”.

“Cada relato debía tener tres cosas: la historia del producto o actividad; su proceso de elaboración y el lugar de que proviene. Otro punto importante es que quisimos relevar los productos y no sus productores”, agrega Toledano.



Patrimonio turístico


Detrás de cada lámina hay un arduo trabajo de diseño, investigación y desarrollo. “Primero se hizo un levantamiento en que se entrevistó a los productores para conocer sobre el proceso y su historia; posteriormente se hizo una importante revisión de fuentes bibliográficas complementarias, con lo cual se generaron los relatos que describen los oficios y productos patrimoniales. Recién ahí pasamos al proceso de diseño. La propuesta de trabajo a mano alzada responde a un trabajo distintivo y único elaborado para el Instituto y que tiene por objeto expresar valores patrimoniales. El trabajo de diseño fue direccionado minuciosamente para lograr plasmar la esencia de lo patrimonial en los mejores trabajos realizados”, agrega la profesional.

El set de relatos a través de infografías es uno de los resultados del proyecto “Patrimonio gastronómico y artesanal de la Región de O’Higgins”, desarrollado por el Instituto del Patrimonio Turístico de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad Central y financiado por el Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional de O’Higgins y su Consejo Regional, en el marco de la Estrategia Regional de Innovación.


Las infografías, además de estar en las redes sociales y en el sitio web www.estoy.cl, tendrán formato de papel con el fin de que sea un material que puedan usar los productores y prestadores de servicio, como hoteles y restaurantes, para la difusión de los productos.


El proyecto contempló la creación de un fanpage en Facebook y un Instagram, donde se encuentra toda la información de los productos con el objetivo de que el público en general y las empresas asociadas al mundo del turismo, la cultura y el patrimonio los conozcan y contacten a los emprendedores en caso de desear adquirirlos. “Durante los próximos meses seguiremos con el trabajo en redes, con las infografías como herramientas de apoyo”, explica Toledano.


Prontamente se dispondrá de un marketplace para que los emprendedores puedan vender sus productos. “Los interesados podrán comprar directamente”, señala Toledano.


*CP

  • Instagram - Grey Circle

© 2018 por MANTEROLA COMUNICACIONES. Creado con Wix.com