• Alejandra Manterola

Kaleidoscopios de madera: un viaje a la infancia

El artesano especializado en madera, Rodrigo Valdivieso, decidió capturar la luz a través de colores que despiertan los sentidos y la imaginación.



“Vida propia, magia, sueños, belleza, todo encapsulado dentro de un maravilloso objeto”, son algunas de las sensaciones que el artesano, Rodrigo Valdivieso, quiere transmitir a través de sus kaleidoscopios de madera, en los que incorpora diseño y experimentación.

Rodrigo recuerda que en 2003 encontró un kaleidoscopio de plástico en una feria de las pulgas, miró a través de él y “fue un momento mágico que me hizo retroceder a mi infancia”. Fue ahí cuando decidió investigar su mecanismo y poder crear uno de madera.


Años antes había trabajado en el área de tintorería de una empresa textil, donde tuvo contactos con muchos colores y tricromías, para luego pasar a una mueblería rústica, donde aprendió a valorar la reutilización de madera que obtenía de demoliciones. Lo anterior, fue la mezcla perfecta para formar un taller familiar llamado artescopio en 2013.


Valdivieso sostiene que “extraordinariamente el kaleidoscopio ha estado en la vida de varias generaciones, por lo tanto una persona adulta que vea a través de una de mis creaciones, se encontrará solo con bellos recuerdos y un niño o niña verá un universo de colores que le hará despertar la imaginación a mil”.

Agrega que cada kaleidoscopio es único y exclusivo, en el que desarrolla un diseño que está en su cabeza, sumando nuevas ideas que buscan resaltar la belleza de la madera. “Lo que busco es sentir que una vez terminado está perfecto y por supuesto con un buen efecto visual dentro de cada uno de ellos”.

La luz de un kaleidoscopio


En su taller artescopio ubicado en San Bernardo, Rodrigo junto a su esposa Ana Karina López, trabajan con trozos  de madera nativa y pino que rescatan de viajes realizados al sur del país y que reutilizan para hacer los kaleidoscopios. En tiempos de pandemia, el contacto con sus clientes lo  realizan a través de y su Instagram @artescopio



Lo primero que hacen es dimensionar la madera en tablillas, para luego ensamblarlas y formar cilindros circulares, hexagonales o rectangulares. Todo pegado y prensado para su durabilidad en el tiempo.


Posteriormente, dimensiona un espejo, dependiendo del tipo de kaleidoscopio que sea, para incorporar  los elementos claves que generarán el efecto óptico, en el que incluyen espejos para el reflejo, esferas de vidrio, piezas de colores, cuarzos, glicerina y cristales, que se suman al cobre y bronce que incorporan para las terminaciones.


“Difícil saber cuántos kaleidoscopios he hecho en los más de 10 años que he trabajado en esta creación, llevando mi trabajo por todo el país… pero lo que me queda claro, es que es un trozo de mi historia en esta tierra”, concluye Valdivieso.




*CP

  • Instagram - Grey Circle

© 2018 por MANTEROLA COMUNICACIONES. Creado con Wix.com