Esteros del Iberá: El lugar perfecto para aventurarse entre pantanos, ciénagas y lagunas

Se trata de una gran área natural protegida, al noreste de Argentina, que recibe a miles de turistas al año, para experimentar cabalgatas, avistamientos de aves y excursiones en lancha.



Con más de 12 mil hectáreas de extensión, los Esteros del Iberá se posicionan como el segundo humedal más grande del mundo. Ubicados al noreste de Argentina, casi al límite de su frontera con Paraguay, es un área conformada por una amplia red de pantanos, arroyos, ciénagas y lagunas, que ofrecen una gran variedad de actividades outdoor y paseos para los turistas que aman la aventura y la conexión con la naturaleza.


Un destino que es visitado año a año por miles de turistas de todas partes del mundo, incluidos muchos chilenos, que vuelven maravillados por los imponentes paisajes que este Parque Nacional Argentino les entrega y la excelente oferta para quienes buscan un lugar para descansar, practicar deportes, recorrer espacios singulares o fotografiar diferentes especies de flora y fauna.


Si bien uno de sus puntos turísticos más visitados es la Colonia Carlos Pellegrini, con distintas opciones de alojamiento y gastronomía, que permite ingresar al parque a través el Portal Laguna Iberá, el área cuenta con otros accesos, como el Portal San Nicolás y el Portal Cambyretá, a los que se puede llegar desde las ciudades de Ituzaingó y San Miguel, ambas con una buena oferta de hospedaje.


Las actividades más destacadas del lugar son las navegaciones en lancha, kayak o canoa, las cabalgatas y los diferentes senderos que se pueden recorrer a pie, que permiten conectarse con la biodiversidad local, realizar avistamiento de aves y acceder a las hermosas postales que les regala este maravilloso destino a los miles de turistas que lo visitan año a año.



La fauna de los Esteros de Iberá sorprende. Esta área protegida alberga una enorme diversidad de vida silvestre, que incluye especies con un frágil estado de conservación, como el ciervo de los pantanos, el ocelote, el venado de las pampas, el oso hormiguero y el aguará guazú o lobo de crin; además del yacaré overo y negro, y los monos aulladores.


Un lugar único e inigualable, que fascina a los amantes de la fotografía y el ecoturismo, por sus atardeceres, noches estrelladas y paisajes autóctonos.


Visita los centros de interpretación


Si prefieres realizar esta aventura con toda la información necesaria para entender el rol de los Esteros del Iberá en la biodiversidad del Planeta y aprender un poco más sobre las especies en peligro de extinción que habitan la zona, se recomienda visitar alguno de los Centros de Interpretación, ya sea el de la ciudad de Corrientes o el de la Colonia Carlos Pellegrini, que tienen por objetivo transmitir la historia, cultura, biodiversidad y riquezas naturales del lugar.




*CP