Decoración postpandemia: “Necesitamos espacios vivibles y funcionales, no solo que se vean bonitos

La connotada arquitecta e interiorista Michelle Budnik entrega recomendaciones para transformar los ambientes sacando el mayor provecho a aquellos espacios del hogar que, a través de pequeños detalles, pueden ser más vivibles y funcionales.



Amparada por una vasta trayectoria, Michelle Budnik ha sabido diferenciarse por el tremendo background que le da su formación como arquitecta, devenida a exitosa interiorista y creadora de Michelle Budnik Studio. Este conocimiento le permitió detectar un cambio en la necesidad de las personas tras el aislamiento que provocó la emergencia sanitaria.


“Nos dimos cuenta de que necesitamos espacios vivibles y funcionales, no solo que se vean bonitos, que también nos permitan ser felices”, señala Michelle, quien recientemente decoró un depto-casa para Siena Inmobiliaria. Aquí el objetivo fue precisamente potenciar la funcionalidad de los espacios, que es el máximo atributo de este nuevo concepto de producto, ubicado en Edificio Miguel Comas en Vitacura, que también es una nueva tendencia en el mercado inmobiliario.

Se trata de tipologías de dúplex con rooftop o patio privado que imitan la versatilidad del espacio y la distribución de una casa con la seguridad de vivir en un departamento. De esta manera, se cuida la privacidad de los sectores para descanso, ya que el living-comedor y cocina están en un piso, y en el otro, los dormitorios y estar. “Me gusta el concepto de depto-casa, que se está dando cada vez más, porque la gente quiere vivir segura, pero con espacios, sobre todo después de la pandemia”, señala la destacada arquitecto e interiorista, quien nos mostró las nuevas tendencias en la decoración de este piloto.


Uno de los cambios fundamentales fue ambientarlo mostrando cómo hoy se disfrutan y frecuentan los espacios, tomando en consideración que antes existían sectores de la casa que no se utilizaban mucho “y que ahora se aprovechan más. Por eso ahora no es raro poner una televisión en el living, lo que cual está absolutamente permitido si la incorporamos de manera armónica al espacio”.


Lo mismo recomienda para el uso de los muebles. En vez de imponerlos al espacio, lo mejor es que se adapten a la arquitectura del hogar, con el fin de potenciar las proporciones de la vivienda. “En mi caso, prefiero fabricar los muebles a la medida, pero también les digo a mis clientes que siempre menos es más y que no hay que no volverse locos gastando mucho dinero comprando cosas que al final terminan saturando los espacios. La clave es tener una ambientación equilibrada con pocas cosas, pero bien elegidas”.



En este sentido, Michelle sugiere elegir colores neutros en la base de la decoración, integrando puntos focales de color que generen el efecto “wow” con una intencionalidad. Por ejemplo, colocar un papel mural con diseño en un muro para dar profundidad, o colgar un espejo de gran tamaño para ampliar el espacio y traer el reflejo del exterior al interior del hogar, tener un sillón de color fuerte para atraer la vista a la ventana que da hacia el patio o escoger una lámpara imponente para destacar el sector del comedor.



Otro recuso para sirve para ganar funcionalidad son las puertas correderas, ya que permiten integrar o separar los espacios dependiendo el uso que se le quieren dar, “y que funciona muy bien al instalarla entre la cocina y el comedor, dando la opción de que estos dos espacios puedan conversar o no entre sí”, sugiere Michelle.


En los espacios exteriores, como el quincho, la terraza o el rooftop, el consejo es usar muebles de plástico o aluminio, ya que son resistentes al agua y no sufrirán deterioros en caso de mojarse. Si el objetivo es conservar en buen estado un comedor y sus sillas, lo óptimo es que estén fabricados de vidrio o metal, materiales sólidos y que se mantienen en buenas condiciones a la intemperie.



Y si se quiere ir más allá, una de las principales recomendaciones que entrega Michelle Budnik es atreverse a innovar, “porque a veces creemos que una idea, objeto o color es demasiado osado o loco para nosotros, pero si lo usamos de manera estratégica o con una intencionalidad específica, después termina siendo lo más atractivo en la decoración cuando vemos el resultado final completo”, finaliza.