Concha y Toro celebra el día del Cabernet Sauvignon

A través de los años, la viña ha logrado posicionarse como una de las más importantes productoras de esta cepa a nivel nacional e internacional.



Todos los 27 de agosto se celebra el Día del Cabernet Sauvignon. Y es que la cepa más plantada en nuestro país es también una de las favoritas de los consumidores de vino a nivel mundial.


El Cabernet Sauvignon tiene sus raíces en Francia, en la región de Burdeos, y nació del Cabernet Franc y el Sauvignon Blanc, pero se puede encontrar en casi todas las regiones vitivinícolas. Es capaz de desarrollarse en diferentes condiciones de clima y suelo, y entrega vinos con mucho color, sabor y taninos. Además, tienen acidez alta, con sabores y aromas a frutas negras y notas herbáceas. Se elabora sólo (monovarietal) o mezclado con otras uvas como Merlot, Carmenere, Malbec, Sangiovese, etc., dependiendo de su lugar de origen.


Algunas de las regiones más famosas del mundo por sus Cabernet Sauvignon son: Médoc (Burdeos), Napa (California), Coonawarra y Margaret River (Australia), Hawke’s Bay (Nueva Zelanda), Stellenbosch (Sudáfrica), y Maipo y Colchagua (Chile).


Un clásico Cabernet Sauvignon del Valle del Maipo es Marques de Casa Concha Cabernet Sauvignon, vino que debutó en 1976 y que actualmente es importado a más de 100 países y cuenta con numerosos reconocimientos de más de 90 puntos, otorgados por la prensa especializada más importante del mundo. Proviene de las D.O. Pirque y Puente Alto, en el Valle del Maipo. Ambos orígenes se ubican cerca del piedemonte de la cordillera de los Andes, con suelos de origen aluvial, pobres en nutrientes, pedregosos y de gran permeabilidad debido a la cantidad de gravas presentes en el subsuelo. Es un vino con notas de cereza, casis, y cedro. Paladar suave, casi aterciopelado que enmascara los taninos firmes que presenta.

Del Valle de Colchagua proviene Gran Reserva Cabernet Sauvignon. Este vino nace en la ribera del río Tinguiririca, en el Viñedo Palo Santo, D.O Marchigüe. El suelo del viñedo es coluvial, con suaves pendientes de origen granítico, mientras que las temperaturas son moderadas por la influencia del río Tinguiririca. Estas condiciones lo transforman en el terroir perfecto para el cultivo del Cabernet Sauvignon, entregando un vino de gran estructura y balance, que destaca por sus aromas a ciruela negra, chocolate y casis, y por taninos dulces y fruta roja en boca.


Si quieres disfrutar del Día del Cabernet Sauvignon, ingresa a descorcha.com y entérate de las novedades de la Viña Concha y Toro.