Concha y Toro abre nuevo restaurante en Pirque junto a Áurea

A 20 kilómetros del centro de Santiago, Concha y Toro abre Bodega 1883, un nuevo Wine Bar & Restaurante en su viñedo de Pirque. Un lugar para disfrutar de los mejores vinos y una cocina sustentable e innovadora, en el escenario único de un monumento histórico de la industria vitivinícola nacional. Un lugar para celebrar la armonía entre el ser humano y la naturaleza.



En “Llano de Pirque” Don Melchor de Concha y Toro fundó en 1883 Concha y Toro, que con el tiempo se transformó en una de las viñas más globales y aclamadas del mundo. Hoy, 139 años después, en ese mismo lugar donde se encuentra la casona y jardines que son patrimonio histórico de Chile y, por lo tanto, un atractivo obligado para turistas nacionales y extranjeros, la compañía inaugura Bodega 1883 Wine Bar & Restaurante, en conmemoración a este año fundacional.


Bajo el espíritu de “Celebrar cada día la armonía entre el ser humano y la naturaleza”, los laureados chefs del restaurante Áurea -dentro del top 10 nacional-, Ismael Lastra y Tomás Saldivia, idearon una carta en la que el vino tendrá un rol estelar y serán acompañados de cocina en base a ingredientes de productores locales de Pirque, los que cambiarán según la estación.



“El vino es el protagonista, así que elegimos ingredientes que maridan muy bien con el vino”, explica Tomás. “Áurea significa oro en latín, ese oro son nuestros ingredientes locales y por supuesto el vino, que es el oro que nos da la tierra de Chile”, agrega. Ismael añade: “En esta cocina somos dos chefs que buscamos la simpleza de los ingredientes bien tratados. Es una cocina honesta, limpia, de origen, en la que predominan los ingredientes locales y de temporada”.

Cada propuesta ha sido elaborada para acompañar y destacar los vinos de las distintas denominaciones de origen de Concha y Toro, que son el alma de Bodega 1883. Ambos chefs ejecutivos, Tomás e Ismael, cuentan con una vasta trayectoria en galardonados restaurantes españoles y chilenos, que nutrieron esta nueva propuesta gastronómica.


Tanto el logo de Bodega 1883 como su carta -y cada detalle- fueron diseñados por Luis Piano, afamado diseñador dentro de la industria vitivinícola con más de 25 años de trayectoria en el rubro. Luis realizó un extenso trabajo de documentación histórica sobre las tipografías y estética predominante a finales del siglo XIX para poder transmitirlo en la nueva imagen de este Wine Bar & Restaurante. Francisca Varela fue la encargada del diseño interior.


Bodega 1883 está alineado a los pilares en los que se sustenta la estrategia del holding Viña Concha y Toro (excelencia, innovación, sustentabilidad y personas), así como también la filosofía que los chefs impregnan en sus propuestas gastronómicas. Es por ello que se ha puesto especial atención y cuidado a la innovación y la sustentabilidad de cada aspecto de este nuevo Wine Bar & Restaurante.


Por ejemplo, la cocina está dotada con la última tecnología, que permite cocinar más rápido y con menos consumo energético y emisión de dióxido de carbono, lo que significa un menor impacto en el medio ambiente.


Además, el Centro Turístico ha realizado constantes inversiones que le permitieron ser

certificado con el sello de turismo sustentable otorgado por Preferred by Nature, por su apoyo a la protección de la biodiversidad, el patrimonio cultural y la mejora de los medios

de vida sostenibles para la población local. Esta es la primera certificación en Chile y el mundo para esta categoría de servicios turísticos.


En Bodega 1883 todo está pensado para que los visitantes disfruten de una gran experiencia eno-gastronómica. La carta ofrece degustación por copa o botella de los mejores vinos de Concha y Toro y sus viñas filiales o coligadas Don Melchor, Almaviva, Cono Sur y Trivento, de Argentina. Estos pueden ser acompañados por deliciosos “toast”, platos fríos y calientes, postres y pequeños platos con maridaje sugerido por copa. También ofrece cafetería, bollería y pastelería, dado que el restaurante funcionará en horario continuo entre 10 y 19 horas de lunes a domingo.


En definitiva, un espacio de celebración de la armonía entre el ser humano y la naturaleza que ponemos a disposición del público.