• Alejandra Manterola

Andrés Suárez: Llega a Chile el trabajo del cantautor y músico español

Se trata de una obra emocional y absolutamente autobiográfica, que lo hace “aterrizar” en Latinoamérica, continente que conoce pero nosotros no a él. Hasta ahora.



Andrés Suárez hace gala del desparpajo que le dan veinte años de carrera musical; de ser el cantautor español que borró esa imagen para aquellos que con o sin razón a veces tipifican de lacónica, y le dio un sello con bastante más lustre.

“Lo que canto es lo que abracé, lo que besé, lo que conocí”, dice este músico de conservatorio en piano, nacido en El Ferrol, Galicia, una pequeña ciudad de poco más casi 70.000 habitantes junto al mar, los acantilados y el salitre.

Quien hoy es número uno de ventas en España con su producción que se llama como él, Andrés Suárez, un disco muy personal, no siempre estuvo en la vitrina de lo más visto y en este caso de lo más escuchado. Sus vivencias, sus letras, su observación de la sociedad y sus reflexiones junto al mar explican además su profundo romanticismo.


“Cuando dejé mi casa para buscar suerte en Madrid me vino un ataque de ansiedad muy grande… Después descubrí que lo que no soportaba era estar 30 días lejos del mar”.
Recuerdos de quien en redes sociales se muestra cercano y empático con sus fans, los que le han confesado que hicieron más llevadera la cuarentena a punta de escuchar sus temas. Y quien por todo lo anterior se ha ganado la fama de ser “un tío simpático, sencillo, encantador, intenso y guapo”. Será porque sencillo, con solo una guitarra, no rehúye del placer de cantar en escuelas donde ha dicho a los alumnos que “no soy un poeta, soy sólo escritor de canciones… Y lo digo porque tengo un mínimo de dignidad”.

Es entonces hora de compartir con Latinoamérica se dijeron en España en el círculo íntimo de Andrés. Y ahora lo hace precisamente de la mano de su más reciente disco, el octavo de su carrera. Porque Andrés tiene un historia larga, de mucho aprendizaje, de haber estado en escenario donde aceptaron su invitación a quienes describe como maestros: Serrat, Víctor Manuel, Milanés. “Yo les agradezco todo lo que aprendí con ellos y con sus canciones… si uno no es agradecido con los maestros es un auténtico cretino”.

Se trata del álbum top en España en estos momentos: el más vendido a solo días de salir a la venta; sus temas son los más escuchados; y sus shows, los más apetecidos del verano europeo. Si ya era un artista respetado y querido, ahora sus fans se multiplican por segundo y se rinden a su talento en estos nuevos temas.


Es una producción hecha a su medida, y en la que el artista confiesa que hubo un cambio personal. Un giro de 180 grados. Y es que llegó el momento en que necesitó mostrarse más íntimo, y vació toda su intensidad en letras más sinceras y emocionales. Él mismo ha gritado que en el disco hay exactamente 10 fragmentos literales de su vida. “Es el más personal, el más sincero, escrito sin ningún tipo de tapujos. Otra cosa que me enorgullece es que me atreví a salir de mi zona de confort. Yo soy muy tímido, aunque no lo parezca... si hasta cuando estoy grabando un disco, le pido al productor que baje mi voz para que no se me oiga mucho…”, confesó en una entrevista reciente.

El primer sencillo se llama “Despiértame" y se trata de la historia de una relación tóxica. Pero este tema destaca -sobre todo- el hecho de la posibilidad de dejar el pasado y apreder la lección. Es un tema escrito desde el dolor pero con el fin de encontrar la salida, en la que te valoras. “Rosa y Manuel, es la historia del Alzheimer de mis abuelos y Todavía puedo oírte cuenta la historia de mi mejor amigo, que falleció por las drogas. Seis de la mañana es una separación que tuve a esa hora, cuando uno entraba y otro salía. No diré es una carta escrita de puño y letra a una persona antes de marcharme de Bruselas... Cada canción es algo real y no es una una virtud, siento mucha envidia sana de mis compañeros de profesión que son guionistas, que se sientan e inventan. Yo me quedo acojonado, ¿cómo lo hacen? Yo no sé inventar, de verdad. Es peligroso, ojo, porque sólo cuento mi versión y sin pedir permiso a la otra persona implicada...”, confesó en “Madame Woman”, en una entrevista publicada en julio de este año.

El estreno del disco estaba planeado para el pasado 27 de marzo, de la mano de Warner Music, su nueva disquera, y de RLM producciones, sus nuevos representantes. Pero la pandemia y el confinamiento dijeron otra cosa y pudo ser lanzado el 19 de junio, con un gran éxito. A sólo días ya era un hit de ventas.


El pasado martes 6 de julio, Andrés Suárez ofreció el primer concierto de esta tanda en el “Café Libertad 8”, de Madrid, donde donó toda la recaudación de la noche a favor de esa sala. Luego, vinieron las presentaciones en Vigo, con dos sold outs y muchas otras fechas agotadas y algunas a punto de agotarse. Una larga lista de eventos que incluye el otoño europeo.

La historia de Andrés Suárez es el máximo ejemplo de hasta dónde te puede llevar la combinación de constancia y talento. Andrés tocó mucho y en muchos sitios: en locales, bares, en la calle y el Metro. De los bares de Ferrol a llenar el Wizink Center madrileño. Pasaron muchos meses, varios discos y ahora llena auditorios, teatros, estadios y todo lo que se ha propuesto hasta la fecha. Así es la trayectoria de este cantautor gallego que hace una década se fue a tocar al metro de la capital y actualmente abarrota tanto teatros como espacios míticos para la música como el antiguo Palacio de los Deportes de Madrid o el de Vistalegre, según opte por su lado íntimo o por su vertiente de gran banda de rock.


La discografía de Andrés es un compendio de su evolución personal:


De ida (2002)

Maneras de romper una ola (2008)

Piedras y charcos (EP, 2010)

Cuando vuelva la marea (2012)

Moraima (2013)

Mi pequeña historia (2015)

Desde Una Ventana (2017), que entró directo al número 1 de ventas en su primera semana de lanzamiento.

Estos álbumes han ido consolidando el estilo de un artista que no reniega del concepto de cantautor, pero sí de lo que de aburrido y caduco tenga para una parte del público. Es cantautor, pero también transgresor.


Andrés Suárez llega para quedarse. Para encantar con su talento y sus canciones, y para mostrar que el mundo, con su música, ¡sin duda que es mucho mejor!

Lo que tienes que saber de Andrés Suárez

  • Nació en Ferrol, ciudad situada en la provincia de La Coruña, en el noroeste de Galicia. En 1983. Tiene 37 años.

  • Pero se crió en Pantín, entre olas, surf y caballos salvajes. Allí estuvo entre los 3 y los 18 años, porque su abuelo enfermó de la memoria y del pulmón.

  • Su madre es enfermera, de la llamada “primera línea”.

  • De niño se la pasó en la playa de Pantín, capeando las olas y cantando temas de sus artistas preferidos, entre ellos Serrat.

  • A los 18 años dejó su banda y partió a Madrid a probar suerte. Allí dio sus primeros pasos musicales en el mítico local “Libertad 8”, que ha sido cuna de muchos.

  • Se declara producto de la música que escuchaba de niño en las casetes del coche de su padre. Es una lista larga y variada: de Juan Luis Guerra a Rosendo, de José Afonso a Franco Battiato, de Sabina a Milladoiro. Extraña mezcla que le identifica con un amplísimo concepto personal de la canción de autor que también pasa por Serrat, Antonio Vega, Enrique Urquijo o Javier Ruibal. O por Damien Rice y Glen Hansard, dos de sus grandes iconos internacionales.

  • En 2019 Andrés Suárez ficha con RLM como oficina de Management y con Warner Music Spain, como discográfica.

  • Durante ese mismo año, presenta junto a la poeta Elvira Sastre ‘Desordenados’; un show único que logró llenar un gran recinto como el WiZink Center de música de autor y poesía por primera vez en España.


*CP

  • Instagram - Grey Circle

© 2018 por MANTEROLA COMUNICACIONES. Creado con Wix.com