Amenazas móviles, los ataques están a la orden del día

Por Martina López, Investigadora de Seguridad Informática de ESET Latinoamérica.



Hoy más que nunca, los dispositivos móviles juegan un papel crucial en nuestro día a día. Con las oportunidades para socializar y viajar reducidas, el 2020 se caracterizó por ser un año de virtualidad, en el que los teléfonos móviles fueron una extensión de la mano de gran parte de la población.


Sin duda, estos equipos han sido un refugio para muchos, sin embargo, el uso que se le da no siempre es el más correcto por creer que, a diferencia de un equipo de escritorio, es un espacio seguro contra amenazas cibernéticas o malware. Pero nuestras investigaciones demuestran que eso está lejos de ser verdad.


Las amenazas en Android aumentaron en marzo, cuando la crisis de COVID-19 creó una oportunidad para que los cibercriminales explotaran la necesidad de los usuarios por obtener información sobre el virus y temas relacionados. En el laboratorio de seguridad presenciamos aplicaciones maliciosas distribuidas en campañas bajo disfraces con temas de coronavirus, como mapas de infección, aplicaciones de rastreo e información sobre compensación financiera.


De hecho, para el segundo trimestre de 2020, identificamos un nuevo cripto-ransomware de Android que se hacía pasar por una aplicación canadiense de rastreo COVID-19, pocos días después de que el gobierno canadiense anunciara su intención de respaldar el desarrollo de una aplicación de rastreo a nivel nacional. También analizamos una aplicación de Android extremadamente peligrosa en mayo llamada DEFENSOR ID, que era capaz de borrar la cuenta bancaria o billetera de criptomonedas de una víctima y apoderarse de su correo electrónico o cuentas de redes sociales.


En julio, se descubrió una campaña de ciberespionaje de larga duración dirigida a usuarios de Android en Oriente Medio a través de la aplicación maliciosa Welcome Chat. Los operadores de la aplicación espiaron a sus víctimas y luego hicieron que los datos recolectados de ellos estuvieran disponibles gratuitamente en Internet.


Estos descubrimientos demuestran que las amenazas deben tomarse en serio, pero no tienen por qué arruinar nuestra experiencia con los teléfonos móviles; es vital que estemos tan comprometidos con la protección de nuestros teléfonos con software de ciberseguridad como lo somos nuestras computadoras portátiles y de escritorio.


Cada día las amenazas móviles toman más fuerza ya que los vectores de ataque se están diversificando. Las aplicaciones móviles son habilitador y facilitador de muchas funciones que antes se hacían de manera física.


Por esto, asegurar los datos de los usuarios a través de una sólida protección contra malware que brinde un entorno de navegación seguro es fundamental. La tecnología nos brinda soluciones ante estas amenazas, la prevención y protección está a solo un clic de distancia.



*CP